12 de noviembre de 2018

Charla con Saïd El Kadaoui y Consuelo Triviño


El sábado que viene moderaré una charla sobre migraciones. Será en la librería Enclave de Libros (metro Tirso de Molina; calle Relatores, 16). Por si alguien quiere saber más sobre los autores, dejo aquí un enlace a la web de la escritora colombiana Consuelo Triviño y a la sinopsis de Transterrados, la novela que ha publicado recientemente en la editorial Calambur. De Saïd El Kadaoui, enlazo las dos partes de una larga entrevista que le hice; la primera salió en CTXT; la segunda, en Un puerto que cambia. También mis reseñas de sus novelas NO y Límites y fronteras. En fin, la invitación está hecha. Nos vemos en la librería.

31 de julio de 2018

Artículo en CTXT: entrevista con Sara Cordón

A finales de junio, entrevisté a la escritura madrileña Sara Cordón. Lo hice a propósito de su novela Para español, pulse 2, cuya lectura me conectó con algunos libros de Antonio Orejudo (1 y 2), Mercedes Cebrián o Fernando San Basilio con los que me había divertido mucho. El resultado de aquella charla salió publicado en CTXT el 27 de julio. Como suelo hacer, copio el inicio y el resto puede leerse en la web de la revista.

                                                                              *

Sara Cordón / Autora de Para español, pulse 2

“Quiero revindicar el hispanismo y la latinidad no solo como lengua, sino como cultura”


Rubén A. Arribas


En algún momento de 2012, Sara Cordón se cansó de la precariedad laboral de su Madrid natal y emigró a Estados Unidos. Lo hizo gracias a una modesta beca que le concedieron en la Universidad de Nueva York para cursar un máster de escritura creativa en español que duraba dos años. Por aquel entonces ella publicaba libros infantiles, estaba especializándose en la obra Italo Svevo y, para ganarse la vida, trabajaba como administrativa en un taller de escritura. A la vista de la crisis económica que asolaba el país, ninguna de esas tres opciones la ayudaban a imaginar un horizonte laboral o vital más propicio.

Además, nacida en 1983, iba a cumplir los treinta y veía casi como un delirio fantasioso poner su sueño en práctica. “Me parecía muy presuntuoso decir: 'Yo quiero ser escritora'. Era algo que aquí, en España, sonaba a '¡hala, qué flipada!'”, explica entre risas al amparo de la hospitalidad mexicana que nos prodiga a finales de junio la madrileña librería Juan Rulfo. Allí, unas horas antes de que ella cruce de nuevo el Atlántico, aprovechamos para hablar de su primera y reciente novela, Para español, pulse 2 (Caballo de Troya, 2018).

También de sus planes más inmediatos: antes de regresar a Nueva York a escribir y seguir trabajando en su doctorado sobre las estrategias de autoexposición, dará un taller de escritura en Valparaíso (Chile) y luego hará escala en la Feria del Libro de Lima para promocionar el último libro que ha publicado su editorial, Chatos Inhumanos. A simple vista, parece claro que el asunto de vivir de la escritura lo lleva mejor encaminado que en 2012 y que su experiencia migratoria ha sido fundamental al respecto.

En Para español, pulse 2, Cordón aprovecha su pasado como alumna en el máster de escritura para reflexionar en clave de autoficción y de parodia sobre varios temas que atraviesan sus seis años de vida neoyorquina. El reto de profesionalizarse como escritora, la novela como producto de mercado, el panhispanismo que caracteriza a la comunidad intelectual latina o la comodidad que acompaña a la subalternidad con suerte son algunos de ellos. De esas cuestiones y de algunas más habla en esta entrevista para CTXT.

En la novela, el jefe de Sara en Madrid habla de que los másteres españoles son algo así como un sacadineros y bolsas de colocación. ¿También lo son los másteres estadounidenses en español?
En general, allí funciona la idea de profesionalizarse. Un máster no te garantiza que vayas a ser un creador maravilloso o que vayas a tener unas ideas superinteresantes. Tampoco te enseña a escribir. El objetivo es ver los materiales con que te interesa trabajar y observar cómo los reciben otras personas. De hecho, el trabajo que hicimos en el máster fue, sobre todo, de crítica. Eso sí, el feedback que recibes es tan bestial que, en mi caso, cuando terminé, estuve un tiempo sin escribir.

                                                                         *

                                      »» La entrevista sigue en la web de CTXT »»

24 de julio de 2018

Artículo en CTXT: «Sergio Algora, el poeta del invierno»

Hace unos días me di un pequeño gusto: publicar en CTXT un artículo sobre la obra poética de Sergio Algora. Desde hace tiempo, tengo la sensación de que se habla mucho sobre la faceta musical de Algora (El Niño Gusano, Muy Poca Gente o La Costa Brava) o de su desbordante personalidad, pero que se lo lee poco, o con poca atención, como si lo literario hubiera sido algo anecdótico en su vida. Y eso, honestamente, suele darme algo de rabia.

De algún modo, el artículo que escribí intentaba poner un grano de arena en esa dirección literaria. En particular, en la poética, que es el terreno donde Algora se formó inicialmente como artista y donde alcanzó cotas de intensidad, osadía o creatividad que no están presentes ni en su música ni en sus cuentos. Por encima de todo, Sergio Algora fue poeta, como deja claro la lectura de las más de 450 páginas que componen Celebrad los días (Chamán Ediciones, 2017), el libro que recoge su poesía completa.

Por cierto, el viernes 27 de junio se estrena en Madrid el documental Champán para todos, de Lola Lapaz. Ahí aparecen unos papelotes míos: las respuestas a mano de una entrevista que le hice a Sergio Algora para la extinta revista digital Teína. El acto será en Fotomatón Bar (plaza Conde Toreno, 2).

 *

Sergio Algora, el poeta del invierno

Con motivo de cumplirse diez años de la muerte del poeta y músico zaragozano, publicamos este recordatorio de su figura y de su obra

Rubén A. Arribas  

Decía David Bowie en el documental 30th century man, hablando sobre ese crooner raro, críptico y excepcional que es Scott Walker, que nunca había entendido del todo sus letras. Es más: decía que le gustaba entrar en las imágenes y atmósferas que creaba Walker, apropiarse de ellas e interpretarlas a su modo. Algo similar podría decirse de la obra de ese singular poeta y músico zaragozano que fue Sergio Algora (1969-2008). Su frondosa, barroca y a veces hermética imaginación necesita de un lector dispuesto a permitirse el extravío, y disfrutar de ello. En parte, quizá eso explique lo olvidada que está su obra poética: exige tanta libertad como da.

Por fortuna, a diez años de su muerte, hay tres noticias que están devolviendo a Sergio Algora a un discreto primer plano cultural. Una es el lanzamiento del single Normandía y Algora por parte de Francisco Nixon, amigo y compañero de fatigas musicales en La Costa Brava. Otra es el documental Champán para todos, grabado por Lola Lapaz y que se estrenará en julio en el Festival Contempopránea de Alburquerque (Badajoz). Y la tercera es un libro: Celebrad los días. Poesía completa, publicado por la editorial albaceteña Chamán Ediciones en diciembre de 2017.

*

»» El texto sigue aquí, en la revista CTXT. »»