6 de marzo de 2009

451 Editores

Hace unas semanas entrevisté a Javier Azpeitia para el n.º de marzo de Vulture. Por desgracia, la revista ha caído bajo la rueda de la recesión económica, y la charla con el director de 451 Editores no ha salido en papel, sólo en versión electrónica. Aunque Vulture seguirá maquetándose para la versión html, a partir de ahora sólo podrá leerse en internet. Una lástima, pero es que desde hace meses nadie gasta un euro en publicidad. En fin, ojalá que Maxi y Fernando, los jefes de la nave vulturoide, puedan capear este temporal y salir adelante. Un abrazo desde aquí para ambos.

Como siempre, cuelgo aquí en el blog el texto de la entrevista. Abajo del todo hay un pequeño directorio con las otras cinco charlas que he mantenido con otros tantos editores.

. Entrevista en versión html (página 27): clic aquí.
. Versión en pdf (en trámite, paciencia).


JAVIER AZPEITIA, DIRECTOR DE 451 EDITORES

«Hay que abrir nuevas puertas para que entren más lectores en el laberinto de la literatura»

Según Ray Bradbury, 451 ºF era la temperatura a la que ardían los libros. Desde 2007 es también un código literario para quienes buscan una manera diferente de entender la edición.

Rubén A. Arribas


—El inmovilismo editorial hace que no aumente el número de lectores. En este momento, quienes más están consiguiendo que aumente son los que publican best sellers... Los lectores están en sus manos. El problema es que no buscamos formas alternativas a esta para acercar la literatura a la gente.

Filólogo, novelista reconocido y ex subdirector de Lengua de Trapo, Javier Azpeitia (Madrid, 1962) insiste durante la conversación en un concepto: la «edición activa». Según el responsable de 451 Editores, el editor literario debe ser creativo y no esperar en el despacho a que le lleguen los manuscritos; su reto consiste en inventar colecciones arriesgadas y en generar movimiento entre los autores convocándolos a escribir sobre propuestas novedosas. Así, con frescura, generando redes de contactos y ofreciendo nuevas maneras manera de acercar la literatura, es posible ganar lectores.

El catálogo de 451 es coherente con esta idea. De las cuatro colecciones que maneja por ahora, una, (451.http://), responde al patrón clásico esperable para la narrativa y el ensayo, y las otras tres se centran más en ese concepto de edición activa. Así, una está dedicada a los ensayos ilustrados (451.jpg), otra a las antologías temáticas ilustradas (451.zip) y la tercera, a las versiones de obras consagradas (451.Re: make). Esta última quizá sea la más singular, pues funciona como una especie de jam session donde por ejemplo Rafael Reig, Antonio Orejudo y Luisge Martín comparten libro para versionear el Mío Cid; o donde Luisa Castro, Isaac Rosa y Andrés Barba hacen lo propio con tragedias de Shakespeare. Con razón, los libreros se quejan cada tanto a la editorial porque no saben dónde colocar alguno de sus títulos.

—Este tipo de colecciones, además de aportar algo que no había en el mercado, demuestra un compromiso con la búsqueda de ideas para fomentar la lectura... Lo importante es que la gente llegue a la literatura, sea a través de un best seller, la alta literatura o un remake. Hay que abrir nuevas puertas para que entren más lectores en el laberinto de la literatura.

Además de tentar al público con propuestas innovadoras, Azpeitia también se propone cumplir con el oficio tradicional del editor: descubrir autores. De ahí que haya publicado Operación masacre, de Rodolfo Walsh —un clásico en la Argentina pero inédito en España hasta 2008— o que intente ver si cuajan los sub30 españoles Julio Fajardo, Eider Rodríguez y Aixa de la Cruz. La filosofía no puede estar más clara:

—Intentamos atraer autores de cierta trayectoria, pero estamos abiertos a publicar a cualquier escritor nuevo de calidad. No estamos cerrados a nada.

*

Tres libros para conocer 451 Editores

Seres alados, de Daniel Samoilovich. Seres alados aúna literatura e ilustración a partes iguales. Así, un buitre de madera tallado por el artista uruguayo Joaquín Torres García acompaña a las palabras que Marco Polo, Hesíodo o Plutarco dijeron sobre ese ave. Y una foto de Nabokov cazando mariposas —que ilustra un fragmento de Habla, memoria— comparte doble página con un poema de Emily Dickinson, la famosa referencia de Borges al sueño de Chuan-Tzu o un subrayado del Diccionario de demonología, de Frederik Koning. Para Javier Azpeitia, este libro representa la apuesta más clara de 451 Editores por acercar la literatura de un modo distinto a la gente.

Libro de huelgas, revueltas y revoluciones, Constantino Bértolo. Este libro de libros muestra «un panorama histórico del movimiento emancipador». Empieza en la rebelión de Lucifer y llega hasta la revuelta de los antiglobalización, y entre medias recorre las revoluciones inglesa, francesa, mexicana o soviética. Para dar cuenta de ese panorama, el autor toma fragmentos ad hoc de escritores tan dispares como Mark Twain, Stefan Zweig o Sofía Casanova y los ilustra con cuadros alusivos de Haydon, Jacques-Louis David y Brodski. El resultado es un libro coral que invita a continuar el diálogo histórico-pictórico-literario en otros libros. (Entrevista en Teína con Constantino Bértolo).

Los guardianes durmientes, Luis Rodríguez Rivera. Una novela de hechura clásica para quienes gusten de la ciencia ficción y disfruten de que les cuenten una historia. La de este libro va de que a finales del siglo XXI el mundo lo dominan dos corporaciones farmacéuticas que se alternan en el poder, y que han conseguido que los robots controlen a los humanos y que la vida sea puro simulacro baudrilleriano. Por suerte, un hombre y una mujer portan en su cabeza de manera involuntaria la fórmula para que la Resistencia regenere los destrozos causados por el capitalismo salvaje.

**

Más entrevistas en Vulture con editores españoles:
Versión extendida en Teína:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada